Para usted, mi lector:

"Y los ángeles etéreos rehuyeron a sus hermanos abismales y con hipócrita agonía arrancaron sus extremidades anadeantes y consumieron sus esperanzas de llegar algún día al lugar del que fueron echados como despojo divino. Lo bueno es que, aún en el fondo, pueden haber momentos plácidos."

miércoles, 7 de agosto de 2013

Cambios

Dedicado al Trigal que es mi reino, en otra ciclo más haciendo del mundo un lugar único y dándome razones para creer en nuevos mares y cielos claros. A veces una persona te puede cambiar la vida entera. Éste es mi caso contigo.

_______________________________________________________________________________
Hacía mucho tiempo que las cosas habían cambiado en la tierra. Se habían dedicado innumerables horas y fondos al análisis de los extraños fenómenos que se hacían ver en todas partes y a toda hora. La mayor parte de estos "cambios" se sucitaban súbitamente en la naturaleza misma resultaban para el hombre insospechadas curiosidades que cambiaban la manera en la que comprendíamos nuestro alrededor y nos hacían cuestionarnos qué peculiar llave rige y limita las posibilidades de estas ocurrencias.

Pero dediquémonos a registrar la mayoría de los hechos en un afán por permitir que la humanidad o las futuras generaciones lleguen a comprender estos fenómenos. El más notable fue que la luna cambió de órbita y se acercó peligrosamente a la tierra. Las mareas subieron y  ciertos comportamientos primitivos se desataron en algunas personas aparentemente confundidas por el cambio de influencias, pero extrañamente se sucitaron otras cosas más increíbles, como el cambio inmediato en la fuerza gravitatoria de la tierra que resultaba menor y hacía la movilidad natural del hombre bastante complicada por el cambio de peso. Se registraron innumerables casos de mareos que se dice nunca abandonaron a sus nuevos huéspedes.

Muchos de ustedes conocen el peculiar lago en África que, en resultado de ciertos procesos químicos de bacterias y a su alta salinidad se perciban color rosa las aguas del mismo. Ésto, en este nuevo mundo, se ha convertido en un hecho común, obteniendo un tono más rojo que rosa, y extendiéndose de manera increíble sobre miles de kilómetros de mar, atravezándo a veces casi la tierra completa, y haciéndonos sentir como una raza alienígena en un planeta desconocido.

Extraños temblores, que eran más como vibraciones constantes, pasaban a diestra y siniestra por la tierra, creando cierto sentimiento de preocupación entre sus habitantes. Algunos ríos cambiaban repentinamente de curso, y hasta de dirección, ante la mirada atónita de los allí presentes. Enormes lagos se convertían en aguas termales de dimensiones nunca antes vistas y los días se estaban volviendo imposibles de cronometrar debido a que, según me contó un amigo astrólogo, la tierra estaba girando a distintas velocidades en diferentes momentos, lo que creaba épocas de frío y calor que se precipitaban incontrolablemente.

Los tiempos habían cambiado, y la raza humana deberá demostrar ahora, ante un mundo hostil, su capacidad para adaptarse y llevar a cabo la razón de su existencia: la supervivencia.

__________________________________________________________________________________

En algún lugar de una pequeña isla tropical vivía una niña de unos 7 años, juguetona y llena de energía, dedicaba largas horas al perfeccionamiento de su arte, que era ni más ni menos que el de realizar maromas con una habilidad innata. Su familia vivía en una pequeña casa en las afueras de lo que era una modesta ciudad en expansión.

Cuando las cosas comenzaron a cambiar en la tierra, el contacto con la naturaleza le hizo ver todo como si se encontrara en la fuerte de los extraños fenómenos, pero para ella estas cosas no eran temibles ni incomprensibles. No. Todo parecía cuadrar en su mente como un rompecabezas nuevo.

La cercanía de la luna le daba noches preciosas de un cielo tan diáfano que parecía un espejo, coronado por una luna que pasaba a veces horas de más en una noche quieta y llena de belleza. La falta de gravedad le permitía realizar sus acrobacias con mayor facilidad, trepar árbol tras árbol y si por desgracia se caía, le permitía usar su elasticidad natural para asegurarse una caída fuera de peligro. Un lago que era alimentado por un río subterráneo y que se encontraba muy cerca de su vivienda se había convertido en permanente agua caliente que, en las noches frías y largas de cielo hermoso, daban una paz y calor que parecían un regalo del creador.

A través de las noticias que llegaban a través de periódicos y de señales televisivas que apenas parecían alcanzar su modesto hogar, se enteró de los otros hechos que no podía presenciar desde donde se encontraba y siendo tan pequeña. La idea de un mar rojo le parecía increíble y divertida, pero al mismo tiempo le preocupaba que el mar dejara de ser como es ahora.

Poco tiempo después una cadena realizó un concurso para que las personas mandaran sus explicaciones sobre qué podía estar pasándole al mundo. Muchas personas habían decidido concentrarse en hablar del fin de los tiempos, de las profesías y de los errores de la humanidad. "Éstas son señales de Dios", decían en tono severo. Otros, intentando mantener el pensamiento racional, contemplaban la posibilidad de que este fuera un proceso natural de la tierra nunca antes visto por la raza humana. Otros hablaban de experimentos de los gobiernos, de conspiraciones, de un mundo cansado de nosotros. En fin.

Para la niña todo estaba tan claro que decidió participar en aquella motivación. Este es el manuscrito original que envió a la cadena difusora para su participación en el evento:

"El mundo no es algo quieto, la tierra es un ser vivo y para quien mira el cielo por la noche todos los días está claro que la tierra y la luna se han enamorado. Muy seguros de lo que sienten, han querido cambiar las cosas para poder estar más juntos, y esto ha hecho que veamos cosas que nunca habíamos visto porque nunca había pasado algo como esto frente a nosotros. Somos más ligeros porque nuestro mundo es más feliz y nos agarra con menos preocupación atendiendo a quien ama; el color del mar es la forma en la que, según lo veo, los planetas se ruborizan; los temblores y los cambios de dirección de los ríos, los días más largos y desordenados y la forma en la que todo pasa me recuerda a la historia de cómo mi papá conoció a mi mamá. A veces una persona puede significar un cambio completo en tu vida, así suele comenzar mi papá aquella romántica historia, y por lo que estoy aprendiendo en estos tiempos, también puede pasarle a los planetas. El amor te pone de cabeza, dice mi padre, y de cabeza es una buena forma de describir lo que está pasando ahora mismo".

El tiempo pasó y llegó el momento de definir al ganador, y ya sea por la ternura que extendía o por lo romático y sencillo de la explicación de la niña su carta fue lo más popular en las redes sociales y fue leída innumerables veces en vivo. El premio, consistente en una decente suma de dinero, fue entregado a ella y sus padres, y su versión corrió por el mundo entero, haciendo a las personas darse cuenta de que hay muchas formas de ver un mismo hecho y que no todo lo que se llama racional suele poder contemplar hechos irracionales.

Al final los cambios de la tierra no resultaron ta difíciles de sortear, y la raza humana se acostumbró a su nuevo mundo "enamorado". La simple idea de tal cosa les hacía sonreirse, o al menos preocuparse menos, y la niña creció para convertirse en un ejemplo a seguir para un mundo que se encontraba perdido y en caos.

_________________________________________________________________________________

Mientras, en el vacío universo, la Luna y el planeta Tierra celebraban su idilio, compartiendo una cercanía nunca antes vista por dos astros solares. Tierra aún recordaba cómo había sido antes el Sol, cómo había amado a la Luna desde lejos, y como la fortuna le permitió ser amado de vuelta. A veces se ruborizaba sin previo aviso, cambiando de color sus aguas, su cuerpo vibraba, sus corrientes perdían el control, todo porque estaba con su amor. A veces una Luna amada puede significar un cambio completo en lo que eres y sientes que eres, pensó, y se dedicó a contemplar a su amada en una tarea que le llevaría el tiempo mismo, surcando las barreras del espacio, hasta terminar felizmente resguardado en la gravedad del amor que siente.
Se ha producido un error en este gadget.